Close
educafriends

Textos d’alumnes d’Educafriends seleccionats per la revista de la IOC

La Margarita i el Joaquín són dos alumnes d’ Educafriends i els seus escrits han estat escollits per a ser publicats a la revista del IOC de l’assignatura Taller de Escritura Creativa.

No us els perdeu..

Un día como cualquier otro

Mientras estoy sentada en una silla de plástico de aspecto barato, puedo visualizar a la gente de mi clase, todos están haciendo sus respectivos trabajos mientras yo detenidamente, pasando desapercibida, les observo deleitándome con cada detalle de sus movimientos, palabras y gestos. El individuo que se sienta a mi lado normalmente, hoy está en la otra punta de clase, como siempre habla dicharachero sobre todo lo que le pasa por la cabeza, sin filtro alguno. El sonido del tecleo del ordenador reina por encima de cualquier conversa o grito. En la otra punta de clase, cerca de una esquina, hay un chico visualizando vídeos en la pantalla de su  ordenador, parece entretenido, ensimismado, metido en su mundo. Mientras, los demás con cara de resignación realizan los trabajos, no parece que haya nada interesante hoy.

Pero, al fin y al cabo, los días así tienen un aura reconfortante que me gusta, la tranquilidad y sosiego de la rutina si te paras a pensar, es más interesante de lo que parece, todo está repleto de pequeños matices los cuales siempre pasan en vano a los ojos mundanos de los humanos

Margarita

La caja de Joaquín: en búsqueda de la felicidad

Hace un tiempo en mi vida un hombre muy feliz me dio una caja hermosa y brillante donde guardar los sentimientos no felices. Yo felizmente acepté la caja y descubrí que en su interior solo había sufrimiento y tristeza, con lo cual deposité todos mis sentimientos negativos en ella y decidí continuar con mi agradable vida.

Desde ese momento me dediqué a recolectar los sentimientos más dolorosos de la gente que conocía de toda mi vida, y al ver sus caras de felicidad me di cuenta de que debía eliminar el dolor y sufrimiento de todo el mundo. Sabía que no era fácil pero contaba con el poder de la amistad de mi lado y junto a mis mejores amigos nos dirigimos a un aeropuerto para repartir felicidad por el mundo entero. Hubo un sentimiento que se nos resistió por completo y que no conseguimos encerrar en la caja. Ese era el odio. Cada vez que lo encerrábamos en la caja, todos los demás salían junto a éste, y en ese preciso momento los peores sentimientos se volvían a apoderar de las personas más débiles.

Después de mucho tiempo tratando de eliminar el mal del mundo nos dimos cuenta de que era del todo imposible, pero aprendimos una valiosa lección: el mero hecho de intentarlo llenó nuestros corazones de júbilo y satisfacción y nos hizo ver que uno tenía que aprender a convivir con todo tipo de sentimientos.

Finalmente decidimos deshacernos de la cajita color esmeralda y empezamos a vivir nuestras vidas mezclando momentos de radiante felicidad, otros de apatía y otros de tremendo dolor. Al final, el dolor nos enseña a valorar los momentos de felicidad.

Joaquín

En aquest enllaç podeu llegir la resta de textos seleccionats

Deixa un comentari